Saltar al contenido
>

El turista perpetuo: o cómo no pagar impuestos (legalmente)
Fiscalidad del ciudadano del mundo

Un proverbio chino dice que «de las 36 maneras de salir de un apuro, la mejor manera es irse«.

Hace unos años ya había escrito sobre no pagar impuestos de forma legal en ningún sitio. Es la figura del «viajero perpetuo» que pasa menos de medio año en todos los sitios donde «vive».

¿Por qué menos de medio año? pues porque el 99% de países del mundo consideran que tienes que pagar impuestos allí si has pasado más de 183 días en sus tierras.

Tiene sentido, ¿no? has disfrutado de su infraestructura y más que viajar, has «vivido» allí. Qué mejor manera de demostrar que te gusta un sitio que pagar impuestos en ese país.

También tenemos la figura del empresario que tiene ingresos online que no quiere ir moviéndose, pero no quiere pagar impuestos (o muy pocos).

cómico impuestos

Hay unos (muy) pocos Estados del mundo que por tus ingresos extranjeros tendrás un 0% de impuestos y podrás vivir allí el tiempo que quieras.

Estos Estados consideran que bueno, ya vives allí y todos los servicios y productos que compras tienen impuestos añadidos. Además estás dejando tu pasta en la economía local.

Para el empresario que tiene familia o no quiere moverse mucho, es una buena opción, pero el viajero perpetuo es el zorrudo que va de flor en flor, no sólo para que ningún Estado le enganche en impuestos, sino también porque ninguno de los países que ofrecen un 0% de impuestos les gusta demasiado.

¿A día de hoy se puede hacer? ¿existe esta figura? sí existe, pero hay unos matices que son esenciales que se cumplan.

Pasos para no pagar impuestos legalmente

¿Qué características se tienen que cumplir para no pagar impuestos en ningún país legalmente?

Pasar menos de 183 días en un país

Lo primero que nos tenemos que sacar del medio es la falacia (o media falacia) de que sólo nos tenemos que preocupar de pasar menos de 183 días para no pagar impuestos en un país.

Que esto es suficiente.

A ver, si fuera tan fácil, cualquier «nómada digital» no tendría que pagar impuestos en ningún sitio, pero es más complicado que eso. Por esto aunque te vayas a Chiang Mai, la capital del nomadismo digital (válgame la ironía), te tocará seguir pagando tus autónomos en España.

Pero un momento Pau… ¿Entonces porque no los pago en Tailandia si paso ahí más de 183 días?

Pues porque ya los estás pagando en un sitio (España). El kit de la cuestión es no pagar en ningún sitio.

Casi en la totalidad de países del mundo, hay esta regla general de que si pasas 183 días (o más, claro) automáticamente ya eres residente fiscal y pasas pagas impuestos ahí.

Si te vas a vivir a países como Chipre, tienes ventajas porque han visto ahí una oportunidad y dicen mira, si vienes y pasas sólo 60 días al año, te damos una residencia con (casi) un 0% de impuestos. Un tratado que tiene fecha de caducidad asegurada porque a Europa no le mola, pero claro, lo que han conseguido es que vayan a vivir ahí personas que tienen dinero a gastar en su país y se vayan de países como España.

España que se hace la tonta cuando le interesa y utiliza inteligencia divina cuando se trata de recolectar impuestos, ha dejado de buscar sólo el criterio de los 183 días.

El Estado español puede ignorar el criterio de que has pasado más de medio año en otro país.

¿En qué situación?

No tener centro de interés económico

Si te vas de España para irte a vivir a países como Chipre, Malta, Portugal o Georgia, la Agencia Tributaria te mirará con lupa y no sólo mirará a ver si te pueden pillar por los 183 días, sino que además también utilizará el criterio de centro de interés económico en el país.

Esto es un criterio subjetivo, pero eso es lo que le mola a la Hacienda español. Poder utilizar zonas grises con normas nada claras para que así te pille miedo, para enviarte cartas y hacerte pasar aún más miedo y que pagues sin rechistar. Que no te salga a cuenta pagar abogados.

Además si decides que los tienes cuadrados como Xabi Alonso que llevó la Agencia Tributaria a juicio y ganó cuatro veces, es perfecto pero de mientras alegas tendrás que ir pagando impuestos igualmente.

Si tienes miles de millones para pagar los mejores, te puede terminar saliendo a cuenta. Si te estás yendo del totalitarismo porque quieres que tus 50.000€ anuales valgan cada vez más y tu negocio pueda crecer, te puede causar más estrés que otra cosa.

Hay que recordar que en cuestión de impuestos, en España eres culpable primero y sólo inocente cuando puedas demostrarlo, y no al revés.

Por aquí es por donde pillaron a Shakira. Alegando que es verdad que no pasaba 183 días en España cuando empezó a salir con Piqué, pero que a la que empezó a comprar casas, tener su pareja allí y toda la mandanga, Hacienda dijo «dame tu parte» porque aquí es donde tienes el interés económico ahora.

declaración renta hacienda

Tócate los huevos. Una tía que ha nacido y se ha formado como cantante en otros países del mundo, la tienen que usar como cabeza de turco sólo porque empezó a salir con alguien de aquí.

En la mayoría de países con cumplir la ley de menos de 183 días sería más que suficiente, pero como más totalitarios sean algunos como España, Francia, Alemania (para decir unos pocos), más intentan pillar por los huevos inventándose estos criterios subjetivos que cuestan de alegar.

Por ejemplo mi amigo Pablo ha sido residente fiscal en Estonia y Georgia, y como es bien adinerado (por eso de va de España), lo que ha hecho ha sido comprar varias propiedades inmuebles en cada uno de estos países precisamente para poder alegar interés económico en los sitios donde reside de verdad para tener aún más pruebas contra Hacienda.

Es decir, pasa más de medio año en su país de residencia fiscal, pero además compra inmuebles para demostrar más substancia económica.

Buscar una residencia fiscal temporal

Por eso, los que nos consideramos «viajeros perpetuos» no podemos simplemente no pasar 183 días en ningún sitio y que ya nos podemos despreocupar de todo.

Una capa interesante es buscar un país puente. Una residencia fiscal (o varias a poder ser) que utilizaremos para pagar algo de impuestos y buscar esa frugalidad para vivir lo suficientemente bien en los que consideremos los mejores países del mundo para vivir, pero que además nos puedan expedir certificado fiscal confirme hemos pagado impuestos.

Si ya pagas en un sitio, no tienes porque pagar en otro.

En este aspecto recomendaría no hacerse residencia fiscal de los sitios más totalitarios. Evitar España, Alemania, Estados Unidos y países de este estilo, porque si vas alternando entre países así, querrán saber a cuál estás pagando impuestos de una manera mucho más estricta.

Si sales de un país de cuna de estos como España que era mi caso, es mejor tener un país puente o más para poder un certificado de residencia fiscal en el caso de que te lo pidan.

Es una insensatez salirte de España para meterte en Alemania. Lo que quieres es pillar residencias a Estados menos confiscatorios por si quieres salir de ahí (por las buenas, claro), que no te vengan detrás.

Que pasen 4 años desde tu última declaración de la renta

A partir de aquí ya dejar pasar unos 4 años desde la última declaración de la renta porque entonces en el 99% no te vendrán a buscar.

¿Por qué? porque todo ha prescrito a menos que hayas hecho algo muy chungo, lo cual podrían usar sus bibliotecas arcaicas para sacarte pruebas y llevarte a juicio.

Si lo haces todo bien, yo me quedé más tranquilo a partir del año 4-5. En base al artículo número 66 de la Ley General Tributaria, las deudas que hubiera podido haber preescriben al cabo de estos cuatro años.

Mantener un perfil fiscal bajo

El siguiente consejo quizás no están interesante si ya ha pasado esta cantidad de tiempo, pero yo lo intento seguir igualmente, por si las moscas, y es… mantener un perfil fiscal bajo.

¿Que estoy aquí públicamente hablando de pagar menos impuestos? ¿que podría ser un target de Hacienda? a objetivos teóricos sí (no creo que les mole que hable de esto), pero a efectos prácticos no.

¿Por qué? pues porque me aseguro de cumplir con todos los puntos anteriores. Y no sólo eso, sino que simplemente no tengo nada a mi nombre. Literalmente. Tengo cero intereses económicos en ningún sitio.

  • Incluso mi teléfono va con una tarjeta SIM sin DNI completamente anónima.
  • No tengo ninguna cuenta bancaria en España, y en los otros países me he asegurado de abrirlas con mis otras residencias fiscales.

Si no tienes propiedades a tu nombre, parece que se hace chungo abrir hasta una cuenta bancaria porque los bancos te requieren que des una residencia fiscal y una prueba de dirección fiscal para abrirte su cuenta.

Pero existen opciones. Existen opciones como abrir una cuenta bancaria offshore, o midshore como en Georgia, por ejemplo.

Lo que el resto de bancos nos piden realmente es «demuéstranos que eres residente allí». Es lo que piden. Es decir, no te piden que les hagas un vídeo de tu estilo de vida allí para saber como hecho tangible de que estás viviendo allí.

No.

Lo único que les importa es lo que aparece en el papel. Es decir, la residencia fiscal es una «función de hecho».

Los bancos no están en el negocio de descubrir los hechos, sino que están en el negocio de acatar las regulaciones que les piden. Les sudas tú como persona. Les importan los papeles para cumplir con estas leyes. Punto.

Así que recapitulemos.

No pagar a Hacienda es posible

No pagar a Hacienda es posible. Es posible si se haces bien. Y con bien no me refiero (sólo) a «correctamente», sino también legalmente.

  • Si vives más de 183 días en un país que no es España.
  • Si no tienes intereses económicos allí.
  • Si has tenido otras residencias temporales o permanentes en distintos países.
  • Si has dejado pasar 4 años de declaraciones de la renta.
  • Si mantienes un perfil fiscal bajo.

Fijaros que nos encontraremos con dos perfiles fiscales distintos que no pagarán impuestos.

Uno necesitará cumplir todos estos puntos, mientras que otro simplemente se tendrá que preocupar a ir a un país de baja tributación. Claro que entonces las opciones se reducen un montón y tienes que estar 100% que ahí es donde quieres pasar la mayoría de tu vida.

Si recibo dinero del extranjero tienes que pagar impuestos a España, pero si te vas a vivir a uno de estos países, pagarás pocos impuestos. La cuestión es: ¿qué perfil eres tú?

¿Eres alguien que genera pasta online y quiere moverse poco? ¿o eres alguien que quiere ir cambiando constantemente de país?

El turista perpetuo

Inicialmente lo llamamos «turista perpetuo», después «viajero perpetuo» y algunas veces también se hace referencia al (ya) típico «nómada digital» como ese «ciudadano global» que vive en todos los sitios y en ningún lado, y que técnicamente no tendría que pagar impuestos en ningún sitio.

Hace no tantos años, estas etiquetas estaban reservadas a una élite de ultra-ricos que no tenían trabajos fijos, o más bien, negocios fijos. Podían seguir lo que conocemos como la «teoría de las banderas» que se resume en un: ve donde te traten mejor.

Podían plantar sus banderas ahí donde había mejores condiciones para su dinero.

  • Plantar una bandera donde querrían su negocio.
  • Otra donde querían su residencia.
  • Otra donde querían su sanidad.
  • Otra donde querían sus cuentas bancarias (generalmente a un paraíso fiscal).

Y después pasaban su tiempo en otros países a tener el estilo de vida que querían al precio que querían.

Entenderéis porque inicialmente se llamó «turista perpetuo» y no «ciudadano viajero» o algo por el estilo.

La teoría es que los turistas son mejor tratados que los ciudadanos (tweet).

En la mayoría de países como en la misma Europa, vas, compras un producto y cuando te vas como turista, puedes ir tranquilamente a la tienda del aeropuerto y que te devuelvan el VAT, el IVA de esos productos.

En cambio, si vives allí como ciudadano y pagas tus impuestos religiosamente, no te van a dar ni las gracias ni las devoluciones del IVA sin motivo de negocios o similar.

Así nació la etiqueta del turista perpetuo.

¿Me considero yo un turista perpetuo? no es lo que te consideres tu, si no que se cumplan las características anteriores que hemos comentado?

Mi amigo Joan que entrevisté porque cada año paga 5.000€ y se va unos días a Tonga a nadar con las ballenas (#174) cada día que nos ponemos en contacto está en un país distinto. De Bogotá a Bangladesh.

Expatriados

Un estilo de vida que no es para todo el mundo así, por eso hay la opción de encontrar una sola bandera. Un solo país donde vivir. Que quieras residir mucho tiempo con impuestos bajos o si más no, que se ajusten a tus preferencias.

Muchos preferirían pagar un 20% plano como en Estonia (por ejemplo) y tener una «almohada de papá Estado» donde caerse. Yo tal vez me pueda inclinar algunas veces por esta opción cuando ves que un país como Estonia tiene esta buena tendencia política y fiscal.

Viajeros perpetuos

Vivir ese estilo de vida en el que no pasas más de 183 días o los días que sea en ningún país donde pasarte de tiempo te podría hacer considerar un residente fiscal.

Aquí puedes adoptar la velocidad que quieras.

Para los amantes de los viajes y a los que no les estresa volar, puede ser la opción ideal.

El turista perpetuo o viajero permanente es el que domina el arte de no tener Estado sin perder los derechos como ciudadano del mundo.

Llevo desde 2016 considerándome más un «viajero perpetuo» que un «nómada digital» porque la etiqueta de «viajero perpetuo» acarrea cierto conocimiento de fiscalidad y funcionamiento de los Estados. Los tecnicismos de vivir viajando.

En cambio un «nómada digital» me suena más al que trabaja únicamente deslocalizado con un portátil, vende cursos y sube sus fotos a las redes sociales.

Desventajas de no pagar impuestos

Para algunos sonará al estilo de vida idílico. Tal vez el perfil joven sin pareja o hijos, pero no sólo son ventajas. Incluso bajo esta situación.

Hay que conocer fiscalidad

Hay que dedicar cierto tiempo a conocer fiscalidad internacional.

He visto algunas instituciones te pueden pedir una declaración de la renta o un certificado de residencia fiscal (algo que te dan conforme has pagado impuestos en un sitio).

Claro, ¿cómo lo demuestras si no lo has pagado?

En un caso que he visto, le sirvió entregar un papel de la autoridad británica (porque declaraba residencia fiscal británica) que certificaba que no debía nada de impuestos al Reino Unido.

Atención: debía 0 impuestos a ese Estado, que cosa muy diferente sería un certificado conforme ha pagado impuestos en ese Estado.

Hay que tener en cuenta esta diferenciación, lo que son buenas noticias para el considerado turista perpetuo.

Lo que quiero decir es que el domicilio y la residencia fiscal son dos cosas distintas. Puedes tener tu domicilio en Canadá y tu residencia fiscal en Estonia.

De vez en cuando sigo viendo algunos comentarios que lo comentan es: «vale pero entonces tienes que pagar impuestos en Canadá porque es donde tienes tu domicilio».

Esto no es cierto. ¿Por qué? pues porque Canadá (y muchos otros países) no define la residencia fiscal según tu domicilio.

Se basa en otros factores porque en este caso, en Canadá no tienen el concepto de domicilio igual que en Chipre, por ejemplo.

Hacen pagar impuestos según la residencia, que no el domicilio.

Es importante entender que un país aplica sus leyes, lo que significa que no aplican las reglas de otros países y viceversa.

El futuro no apunta ahí

¿Puede haber problemas en el futuro para ser turista perpetuo? sí, es más que posible, y más considerando la dirección que está tomando el mundo.

  • Se habla de homogeneización fiscal: que se pague un mínimo estipulado.
  • Se habla de pagar impuestos por pasaporte.

Por suerte hay aún países que han tomado su soberanía por las riendas y ven eso como una oportunidad para atraer tanto riqueza como talento.

Quizás habrá un momento en el que los considerados viajeros permanente, los turistas perpetuos tendremos que elegir sitio en el que tener tanto domicilio como residencia fiscal sí o sí.

Por esta simple razón cobra mucho sentido mantener una residencia en algún otro sitio en el que haya un 0% de impuestos o con una cantidad de impuestos que consideres justa, o con un estilo de vida que te gusta si uno se ve forzado por temas fiscales a pasar allí X meses al año.

Pero de momento, yo seguiré viajando intentando encontrar mi lugar en el mundo.

Que no os sepa mal pagar un poco más de lo que os gustaría si todos lo que os importa en la vida se cumpla en el país que habéis encontrado.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

Conviértete en capitalista libre

Accede a contenido exclusivo uniéndote a la comunidad.
Constribuirás a que pueda seguir creando contenido.

  • Formación premium: clases de la mano de los expertos en materias del mundo del dinero.
  • Comunidad exclusiva: aprende y comenta en el chat con otros inversores sobre la formación.
  • Boletín privado: recibe emails de Bitcoin, inmuebles, DeFi, criptomonedas, Growth…

Únete a Capitalistas Ninja
Capitalistas Ninja: comunidad centrada en formaciones sobre inversión y dinero.

Únete a Sociedad Ninja
Sociedad Ninja: comunidad multipotencial. Hablamos de dinero y soberanía pero también sobre muchos otros temas. Sólo para ninjas polífacéticos.

pau ninja sketch

Pau Ninja

Entiendo el dinero como tiempo encapsulado en energía. Pero tener libertad financiera no es suficiente. El sistema monetario actual gotea esta energía, por esto soy un maximalista Bitcoin yendo a los Estados donde me tratan mejor.

Mi subpodcast sobre dinero

Podcast general